LA EXPERIENCIA LITERARIA / TRADUCCIONES

Encabezada durante años por la Dra. Eugenia Revueltas Acevedo, la revista La experiencia literaria dio a luz alientos literarios de alumnos y profesores de nuestra Facultad bajo el cuidado de su ojo experto y sensible. Así, en esta sección persiste el espíritu de la revista de comunicar la creación literaria de nuestra comunidad, se trata de que nos leamos como bien dice Alfonso Reyes, pues la lectura literaria se nos revelará “según que seamos impacientes o dóciles, ante la momentánea abdicación de nuestras reacciones personales que significa este uncirse al pensamiento ajeno”.

Mariana Ozuna Castañeda

Todavía el lloriqueo de los chacales

Todavía el lloriqueo de los chacales

La noche de nuestra excursión había sido lluviosa. La brisa nos cubría el rostro y los músculos se nos helaban. Cuanto más nos acercábamos al primer poblado éramos advertidos por el grito estridente de los gallos. Un ambiente somnoliento y a la vez de mucho alboroto sumergían la atmósfera en una bruma cansina, sofocante. Nos conducíamos sin premura y por supuesto no esperábamos pasar inadvertidos. Aunque después se nos tratase como intrusos, como se dijo que lo éramos, que portábamos la muerte con nosotros, y un testimonio para hurgar y desplomar su asamblea de creencias, bajo el entendido de que no llevábamos ninguna insignia que hiciera constar que nuestras palabras no quebrantarían la presencia de la ley. Al tiempo que transmitíamos la enfermedad destrozaríamos la seguridad de la ley. Perjuros de la ley, fue esa la idea que se animó sobre nosotros.

RESEÑAS

La vida Invisible de Eurídice Gusmão (Karim Aïnouz, 2019)

La vida Invisible de Eurídice Gusmão (Karim Aïnouz, 2019)

Es como si el film no hubiese tenido lugar. Asistimos al umbral de un punto ciego. A la que no le queda ya nada, ni voz, ni cordura, ni piano, y por supuesto tampoco padre ni marido, a la que extravió a Orfeo para siempre, Eurídice, será encontrada por las voces de las cartas que nunca llegaron, que nunca antes se leyeron, por las voces huérfanas de esa otra película que fue inalcanzable como para ser filmada. Es la travesía del olvido que se desentierra.

¿Acaso mueren los inmortales?

¿Acaso mueren los inmortales?

Tantos y tan arriesgados tratos con la inmortalidad, como los que acostumbraba tener José Luis Ibáñez, solo podían venir de alguien perteneciente a la estirpe de los inmortales.
Lo vi por última vez, en 2018. Fue en la sala teatral que lleva su nombre. Nada: un abrazo fugaz, en una de las salidas laterales, justo cuando parecía huir de aplausos, halagos y zalamerías. Llevábamos años sin vernos. Nunca me abandonará la intensidad de aquel vertiginoso instante.

Homenaje a José Luis Ibáñez

Homenaje a José Luis Ibáñez

José Luis Ibáñez, estoy aquí para “mover la voz a ti debida”, como dice Garcilaso, una voz que intenta “parar las aguas del olvido”. No hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague, y yo, endeudada para siempre contigo, “que es deuda general, no sólo mía,/ mas de cualquier ingenio peregrino/ que celebra lo digno de memoria/”, quiero compartir brevemente dos momentos del tiempo afortunado que estuve colaborando contigo.